martes, 30 de agosto de 2011

Por un año y los que nos quedan.


¡Muy buenas! Permitanme presentarme, soy Chenko (Maquinas) la otra parte de este blog, mas bien la parte congresista del mismo. (como los congresistas, nadie sabe cual es su labor exactamente, solo acuden al congreso y están ahí)
¡Un año de Maquinas y Escombros!
Este blog es el testimonio escrito de algunos de los lugares en los que hemos estado y queríamos compartir, pero esto no empezó de una forma tan depurada.  Los principios son duros, en nuestro caso fue un tanto ridículo. Todo comenzó hace cinco años cuando Nano buscaba un articulo sobre fotografía de edificios y se topo con el blog del compañero Abandonalia. ¿Y si nos damos una vuelta por algún sitio de estos y hacemos unas fotos? Y sin saber a penas de que iba este asunto de la exploración urbana acudimos tres amigos: Nano, Harrys y un servidor.

Armados con una cámara analógica nikon f-801s, una compacta de 2 megapixeles con funcionamiento inercial (basicamente a golpes) y mucha curiosidad visitamos... un conocido matadero de la zona de Madrid (un lugar muy relajante señores, los mejores grafittis que he visto en un abandono junto a hileras inacabables de ganchos oxidados en el techo). También recuerdo un sanatorio, al que intentamos entrar con suficientes útiles para hacer un capitulo de Misión Imposible y que no pudimos ver entre otras cosas por que mi persona, con la agilidad que me caracteriza y después de saltar la alambrada fue a caer directamente en una cama de zarzas espinosas ante los ojos del atónito guarda del sitio. Otro momento épico fue tras dar muchas vueltas buscando una lechería abandonada y toparnos con el lugar, descubrimos que era territorio apache, decidiendo al final no entrar con la cámara en un sitio que parecía un club de amigos de lo ajeno... Mención especial requiere la búsqueda de la mítica mansión del Príncipe de Qatar (¿o era un narco?) en la Moraleja, que cuando nos encontrábamos justo enfrente de esta, nos cerro el paso un "amable" guardia de seguridad que decidió que, al no llevar un coche de alta gama no eramos bien recibidos allí (-disculpe es que nos hemos equivocado al tomar la salida, a lo que respondió: -me da lo mismo, os vais de aquí ¡¡YA!!). Para cuando conseguimos llegar en otra ocasión la mansión ya había sido derribada.


Un año da para muchos momentos y abandonos, desde campar por un pueblo en el que da la impresión que solo quedan avispas, entrar en una harinera que parecía sacada de un planeta en el que no existía el hierro o encontrarte una pequeña central eléctrica de principios de siglo practicamente intacta oculta en medio de un bosque de zarzas, la cual a día de hoy sigue siendo mi abandono preferido.





















 
Analizar esta afición, por llamarlo de alguna manera, es bastante difícil por que personalmente no se explicar bien que nos llama de los abandonos. Para mi es una mezcla entre esa sensación infantil de búsqueda del tesoro al encontrar un sitio, apreciar como el tiempo deja su huella en un lugar en el que una vez hubo gente y curiosidad al preguntarte como era ese lugar originalmente, por que lo abandonaron, cual fue su historia...


No es una cosa de la que puedas dar razones concretas y que cualquiera lo entienda cuando hablas de exploración urbana. Después de que tuvieramos la suerte de salir reseñados en un monográfico de TV3, le enseñe el vídeo del programa a una compañera de trabajo, la cual con cara de absoluta incomprensión me pregunto si eso era una especie de juego de rol. Afortunadamente, hay gente que entiende el encanto de todo esto y entre los cuales hemos tenido la suerte de encontrar buenos amigos y disfrutar de buenos momentos, viajes y risas juntos, con abandonos de por medio o sin ellos. A todos un abrazo y un gran "no te olvidamos" para Alex.


Por ultimo quiero darle las gracias a mi amigo Nano, compañero de este blog, el cual lleva entero sobre sus hombros y que en vez de seguir en solitario esplendor, (o sacudirme en la cabeza con un cascote en medio de un abandono) sigue considerandome parte de todo esto.












Bueno y eso es todo por mi parte, a los que no me conocéis deciros que existo como persona y no soy una mera alucinación provocada por entrar en sitios con amianto. Seguiremos por aquí compartiendo cosas y siendo fieles a nuestra consigna: 
¡Si hay oxido hay alegría!


viernes, 12 de agosto de 2011

Let´s fly tovarich!

Abandonalia y Escombros strikes again.
Después de la visita al monasterio nos encaminamos a una de las localizaciones que queríamos ver de fijo, no sin antes parar a tomar unas cañas y comernos una señora paella en un curioso restaurante de la zona.

.




















   Esta vez se trata de una avioneta biplano made in URSS. El aparato desprendía tanto encanto para mi que lo primero que hice incluso antes de coger la cámara fue subirme y sentarme a los mandos, y es que hay que reconocer que un servidor a veces es como un niño.
   Esta joya de fabricación ucraniana creo, de un solo motor y capacidad para doce pasajeros (no voy a decir el modelo para intentar evitar dar pistas de su ubicación) se encuentra condenada a permanecer en tierra, según Aban (gracias por la información) por temas burocráticos y demás papeleos entre España y su país de origen.
Aunque es una pena el deterioro y el vandalismo que sufre a día de hoy.




   Aunque no se trate de un lugar que explorar, la visita dio mucho de si y nos tuvo entretenidos un buen rato tanto en la parte de curiosear como en la parte fotográfica, y es que pocas veces se tiene la ocasión de ver una maquina de este tipo, para mi, sin duda fue lo que mas me gusto del día.





Emprendemos el regreso a casa y como aparentemente aun nos quedan fuerzas nos pasamos el resto de la tarde de buceo y playa hasta el día siguiente que emprenderemos el regreso a casa, por supuesto con madrugón incluido y explorando todo lo que encontramos por el camino.


Bonus - La fabrica con olor a vainilla.

   Un nuevo día en este largo fin de semana de puente, en el que la mayoría de la gente se echa a las carreteras, con ganas de llegar cuanto antes a sus hogares y volver a la rutinaria vida laboral.
Nosotros no tenemos tanta prisa...
Emprendemos el regreso, si, pero de camino aun nos quedan unas cuantas localizaciones que explorar. Aunque nos desviamos en dirección a Alicante en busca de uno de los puntos fijos a visitar, hacemos un par de paradas a mitad de camino para ver en primer lugar una fabrica que nos despertaba bastante curiosidad.

Llegamos, después de que el gps sufriese unos instantes de locura transitoria (al principio fue divertido, luego crispante) a la fabrica. Ya desde fuera daba la impresión de que el lugar estaba muy vandalizado.
Y así era: muebles destrozados, papeles, restos de fuego en algunas habitaciones, etc. Aunque el laboratorio aun ofrecía algún detalle, por no mencionar el olor a vainilla que brotaba de alguna de las sustancias que había por allí, así que con todo y con eso pasamos un buen rato dentro.
   El siguiente punto a visitar fue el único FAIL del viaje, se trataba de una especie de pueblo para rodajes de tipo western, aunque una vez allí parecía mas bien un parque temático venido a menos que se alquilaba para eventos y rodajes llamando a un teléfono que había en la puerta. No era un abandono ya que estaba cuidado y presuntamente videovigilado.






jueves, 11 de agosto de 2011

El monasterio de las cigarras.

Abandonalia y Escombros strikes again.

   Este es uno de esos abandonos clásicos de la geografía española que todos conocemos y que a pesar de su avanzado estado de deterioro, su visita es casi obligatoria. Teniendo en cuenta la cercanía de este a la zona por donde nos movíamos durante el fin de semana nos dio la excusa perfecta para ir a visitarlo.
   Con cuatro siglos a sus espaldas el monasterio aguanta a duras penas el paso del tiempo. Nada mas entrar encontramos indicios de obras de reforma y conservación, aunque mas tarde nos dimos cuenta que no tuvieron mucha transcendencia.
   Accedemos por las viviendas anexas y calor es casi insoportable mientras paseamos por el recinto que esta, cubierto de vegetación seca en su mayoría. Rodeada de palmetas se distingue una fuente y una pequeña alberca de riego para lo que fue, según he leído una expendida huerta, de la que hoy no queda nada que lo atestigüe. Huyendo del sol entramos en el edificio principal, este lleno de puntales de obra para evitar el derrumbe y chapa metálica para proteger las partes del tejado que ya no existen.


El patio, aunque comido por la vegetación conserva el encanto de sus arcos y azulejos de estilo andaluz. En el centro existió también una fuente de la que solo queda la pila. Pese a que esta parte se conserva bastante bien hay que recalcar que hay zonas apuntaladas, agujeros en el suelo y las como siempre detestables pintadas que echan a perder lo hermoso del lugar.












Paseando por el interior accedemos a la iglesia por la parte superior donde se ubicaban los bancos para el coro, que aun están allí y el órgano, este fue robado en las primeras etapas de abandono del edificio. Para llegar a la nave principal de la iglesia damos una vuelta por el exterior, visitando su torre y registrando los agujeros de las fachada desde los cuales se accedía a lo que nos pareció un almacén y a la cripta.

Finalmente entramos a una pequeña capilla por un boquete de la pared donde todavía hoy se conservan en las paredes algunos frescos, allí a través de una losa rota se podía acceder con mas facilidad al interior de la cripta que, aunque estaba vacía por completo,lo que fueron las tumbas imponían cierto respeto y hacia un calor asfixiante.

Por ultimo exploramos el interior de la iglesia desde abajo que cuenta con una impresionante bóveda de cañón en buen estado de conservación. El resto de la nave esta totalmente deteriorado debido al vandalismo, a pesar de que el conjunto esté declarado bien de interés cultural, ni el gobierno de la región ni los dueños de este han aportado ningún esfuerzo para protegerlo.


lunes, 1 de agosto de 2011

El lavadero del desastre

Abandonalia y Escombros strikes again.
Esta vez dirigimos nuestros pasos a una de varias zonas mineras de la región, esta es tristemente conocida por ser la causante de uno de los mayores desastres medioambientales ocurridos en España. Hablamos de la zona minera de Portman - La Unión y su lavadero de flotación, cerrado tras varias décadas en funcionamiento, nombrado tras mucha controversia patrimonio minero del lugar y finalmente abandonado.



Accedemos al lavadero por la parte trasera y la tierra tiene unos extraños tonos rojizos grises y amarillos que dan una idea de la cantidad de vertidos que generaba el lugar. Nada mas llegar lo primero que encontramos es la nave de clasificación de minerales; un enorme conglomerado de tuberías oxidadas, maquinas, escaleras y pasarelas cubiertas de un polvo grisáceo y apelmazado.
El lugar resultaba un tanto peligroso debido al deterioro de los años, las escaleras no convencían con su rigidez y las pasarelas muchas de ellas de madera estaban medio hundidas limitando en cierto modo nuestros movimientos y manteniéndonos siempre alerta.



Para llegar a la siguiente nave atravesamos el lavadero de flotación, donde mediante procesos químicos con santato y cianuro se conseguia separar el plomo del resto de minerales que pasaban a otros depósitos, en los cuales con sulfato de cobre se conseguía hacer flotar el zinc.

Usando un trozo de escalera de madera subimos a una dudosa pasarela a la que le faltaba un trozo, pero desde la cual se podía ver toda esta parte del lavadero. Luego nos dimos cuenta que dando un rodeo no habría hecho falta subir de tan mala manera. Y así llegamos a lo que parecía ser una especie de fundición donde se trataría el plomo y demás metales. No era transitable 100% pero contenía aun enorme maquinas, algunas a medio desmantelar.





Encontramos también unos vestuarios con taquillas, algunas aun con los nombres de los trabajadores, unos talleres mecánicos con un puente grúa y un torno muy antiguo, y una pequeña nave con muestras de minerales. Existía además una cinta transportadora y una linea de tubería que vertía todos los residuos del lavadero al mar pero fueron demolidos hace algunos años por el peligro que entrañaban.











































Saliendo fuera hacemos un alto en el coche para beber agua, limpiarnos un poco y finalmente cruzar la calle para colarnos en lo que fue la trituradora de mineral. Para llegar tocaba subir una empinada escalera de mas de doscientos escalones y colarse por una ventana. Arriba del todo apenas se podía apreciar la linea férrea que transportaba el mineral desde las minas cercanas, aunque la vista panorámica del pueblo y todo el complejo con el mar de fondo hizo que valiera la pena.

La nave de la trituradora de mineral se encontraba casi entera a primera vista, pero al poco nos dimos cuenta que estaba a medio desmantelar al ver trozos de estructura y maquinaria que debieron ser cortadas con soplete de acetileno pero que aun seguían allí. Primero inspeccionamos un túnel, pero desistimos al ver como nos quedabamos pegados a una especie de barro color mostaza. Después, moviendonos sobre las cintas transportadoras y con mucho cuidado (-Ve tu primero Aban que a mi me da la risa) vimos el resto del edificio.


La parte mas curiosa del lugar sin duda fue una especie de pozo de unos seis metros de diámetro y cerca de diez de profundo, probablemente en el fondo habría un molino para triturar el mineral y enviarlo al lavadero, aunque estaba lleno de escombros y sedimento y no se apreciaba nada en absoluto.
Y hasta aquí la primera parte del viaje. Mas abajo os dejo algunas noticias sobre el desastre medio ambiental producido por el lavadero y un vídeo con algunas imagenes curiosas sobre este.
También aclarar que nunca damos nombres ni pistas sobre ubicaciones aunque sean tan conocidas como esta, aunque aquí hemos hecho una excepción tan solo por aportar algo de información sobre este tema casi olvidado. Alertar también al explorador novato que se trata de un lugar en ruinas y bastante peligroso.




La bahia de Portman      El lavadero Roberto     Portman, el gran desastre ecologico