miércoles, 26 de junio de 2013

Ch cooling tower


   La archiconocida torre de refrigeración del sur de Bélgica se esta convirtiendo en uno de los lugares abandonados clásicos de este país de visita casi obligatoria. Por nuestra parte no es la primera vez que tenemos la tentativa de colarnos en su interior...


Apenas son las ocho de la mañana y cuatro barbudos en un voskwagen polo alquilado atraviesan una zona industrial por una carretera que seguramente ha vivido tiempos mejores. A pesar de la niebla y de la lluvia de ese día se puede distinguir a lo lejos la imponente silueta de esta mole de hormigón de mas de veinte metros.
Los animos estan muy subidos y las expectativas tambien, ya que es nuestro primer destino en este viaje por tierras belgas.
Casualmente es treinta de mayo, mi cumpleaños, y casualmente también cumplo treinta. Lo que no es casual es que en un día como este me encuentre rodeado de buenos amigos llevando a cabo algunas de las aficiones que mas me gustan como son la exploración urbana y viajar, así que algo me dice que el día va a ser alucinante como poco.


Para acceder al interior nada mas sencillo que que dejar a mis compañeros con todo el equipo junto a un trozo de valla caído y aparcar el coche lejos para evitar sospechas de los pocos trabajadores y curiosos que merodean por la zona. Despues a pie, y entrando por detrás por unas escaleras en bastante buen estado entramos al interior de la torre.







Decir que el lugar es abrumador es quedarse corto. Resulta impresionante mirar hacia arriba y contemplar la lluvia caer mientras paseamos por alguna de las ocho pasarelas que conectan la plataforma central y donde encontramos un tremendo agujero por el cual es casi imposible asomarse sin ponerse en peligro.




En cuanto a fotografías el lugar no es para hacer muchas tomas ni buscar muchos detalles, aunque con un buen angular u ojo de pez y sabiendo posicionarse se puede conseguir una toma de la torre completa. Su mayor encanto como he dicho es encontrarse dentro e este gigante y disfrutar de la visita, del eco del interior de esta estructura o tratando de imaginar como funciona.




Entrar por la parte de abajo de la torre no fue posible ya que la lluvia había inundado toda esa zona, sin embargo si que pudimos aventurarnos unos metros entre la estructura de tablas podridas y tuberías que cruzaban por ahí.




Como tantos otros antes que nosotros no podemos evitar tambien hacernos una foto de grupo. En este caso puedo presumir de que a parte de foto tambien fue alli donde sople las velas de mi cumpleaños y este viaje apenas empieza...


martes, 11 de junio de 2013

Cementerio de caravanas




No ha mucho que contar sobre este lugar. Se trata de un recinto alambrado cercanoa a una carretera por la que pasamos anteriormente en el tranascurso de esta quedada.
Aparcar cerca es fácil y hay un buen agujero en la alambrada. Asi que despues de un cafe mientras esperabamos a que dejara de llover nos ponemos en marcha.
Nos encontramos con poco mas de una docena de caravanas bastante deterioradas y algunos remolques.
Resultaba muy interesante recorrer cada una buscando detalles y adivinando retazos de la historia del vehículo y de la gente que lo ha habitado. Detalles como pegatinas, ropa, libros o juguetes que se hallaban esparcidos por todas partes...






















jueves, 6 de junio de 2013

Parque de telecomunicaciones.


Estamos acostumbrados en nuestro país a que cuando hablamos de lugares abandonados tendemos a preguntar ¿Esta muy destrozado? y al decir destrozado no nos referimos al deterioro del paso del tiempo, si no a los destrozos que vienen de manos de los de siempre: Los que revientan los baños, los chatarreros, los del cobre, grafiteros etc.
Este lugar probablemente sea uno de los ejemplos que mas me han impresionado en cuanto a destrucción y saqueo en un abandono. Bienvenidos al parque de telecomunicaciones.


Resulta inaudito pasear por estos edificios y comprobar, en nuestro caso, que faltan multitud de cosas y otras están desmontadas si lo comparamos con el reportaje que vimos de la compañera Xanadu y que tan solo lo hizo apenas una semana antes...




 A pesar de que no queda títere con cabeza el complejo de antenas impresiona bastante, en primer lugar por lo curioso, ya que no hay muchos sitios como este y aunque este todo patas arriba si que anima a explorarlo y hacer algunas tomas.
Ademas aun quedan algunas antenas; concretamente tres, dos parabólicas de unos seis metros de diámetro y otra de telefonía cuyo mayor atractivo es que puedes subir por ella y contemplar todo el recinto desde unos treinta metros de altura, ni que decir tiene que las vistas son espectaculares como atestiguan algunas de nuestras fotos.
El edificio central tiene un patio interior de forma circular bastante grande, aunque puede que a día de hoy no queden ni las columnas...



De las oficinas no se había salvado nada, ni tan siquiera debajo del suelo técnico, que estaba levantado por todas partes y era imposible encontrarse ni tan siquiera un cable.


Probamos a subir a la parabólica de la foto, que como podéis ver el edificio había sido "pelado" de todo el metal que recubría la fachada.
En cuanto a la antena era posible subir hasta cierto punto y asomarse al exterior.




Existe una pequeña red de túneles subterráneos que comunican los distintos edificios y por donde transcurría todo el cableado, testigo de ello son los cientos de metros de cubierta plástica de estos que quedaban allí.








La vista desde la antena principal impresionaba hasta el punto de agarrarme con todas mis fuerzas a la barandilla, como fue mi caso. Oscilaba ligeramente con el viento, pero la sensación era bastante mas intensa. Desde allí se podía ver todo el complejo y mucho mas.



A pesar de todo este lugar fue al que mas tiempo dedicamos en el día ademas también comimos allí, para mi uno de los mejores momentos de la quedada que ya esta apunto de terminar.