domingo, 17 de agosto de 2014

Casa del pintor


No dejan de sorprendernos la cantidad de lugares abandonados que podemos encontrar recorriendo las carreteras que unen las pequeñas poblaciones típicas del norte del país. Todo es probar. La mayoría de las veces no hay mucho que explorar y aun menos que fotografiar, pero en otras ocasiones como en la pequeña vivienda que os traigo en esta entrada, resulta ser un lugar lleno de curiosidades que indagar y conocer como era la vida de los antiguos habitantes de la casa antes de abandonarla.


Desde fuera no parece mas que una de tantas casas ruinosas y devoradas por las zarzas, pero una vez dentro y a pesar de su estado comenzamos a ver retazos del pasado del lugar en forma de cuadros y herramientas de pintura.




Algunas estancias están en bastante buen estado aunque no ocurre lo mismo con las habitaciones situadas en la parte de la fachada del hogar, que dan la sensación de que se van a hundir ante el mínimo movimiento, como por ejemplo la de la foto de la izquierda, así que procuramos evitar esas estancias.
   Empezamos a encontrar los primeros cuadros repartidos por el suelo de la casa, algunos bocetos, revistas sobre arte y ademas fotografías en blanco y negro.
   A parte de esto la primera planta no tiene mayor interés. La planta de abajo tiene un garaje, la cocina y el comedor, a este último realmente no entre pero aun tenia una gran mesa con todas sus sillas. Ademas de unas bicis y una moto esta planta no tenia muchos mas detalles.





La buhardilla por el contrario resulto ser el punto fuerte de la casa, y también el mas peligroso. La estructura y suelo de madera debilitada por las goteras acotaba mucho nuestros movimientos, aunque no impidió el poder curiosear las decenas de pinturas apiladas contra las paredes que encontramos allí, así como marcos y un pequeño laboratorio de fotografía en blanco y negro al que resultó prácticamente imposible acercarse.













Como anécdota contar que al salir de allí nos escondimos un par de minutos en lo que fuera el jardín de la casa para evitar ser vistos por los coches que pasaban, lo cual fue un error ya que un servidor al llevar pantalones cortos lo único que conseguí fue llenarme las piernas de pulgas que nos acompañaron buena parte del día :D