sábado, 26 de agosto de 2017

Balneario bulgaro


   Creo que ya he contado alguna vez que cuando hacemos urbex en el extranjero tenemos la pequeña norma de que el último día de viaje no visitamos abandonos. Así nos evitamos el problema de perder nuestro vuelo en caso de ser pillados o detenidos. Y como somos gente mas o menos discreta y nos gusta el turismo aprovechamos así ese ultimo día. Pero tenemos un problema. Es lunes y los museos, lugares e incluso exposiciones al aire libre de la ciudad que queríamos visitar están cerrados.


   Tampoco nos volvemos locos por el aburrimiento. Ademas en tan solo tres horas debemos estar ya en el aeropuerto para volver a casa. Entonces sucede. El sevillano, que esta aprovechando para hacer una sesión fotográfica a una pareja que conocimos allí, nos llama emocionado. Esta pareja le ha dicho que en un pueblo de curioso nombre y que esta relativamente cerca hay un balneario abandonado y con buena pinta.


   Mientras que nuestro compañero vuelve con nosotros, vamos preparando el coche, buscamos una wifi abierta para intentar localizar el abandono en google maps. Vamos con el tiempo muy justo para llegar allí, visitar el lugar y volver al aeropuerto. Es un poco estresante pero es mejor que estar aburridos.



   Recogemos a nuestro compañero y nos ponemos en marcha. Tardamos mas de lo previsto en salir de la capital, llegar a la localidad en cuestión, aparcar y encontrar el lugar. En nuestro primer intento fallamos estrepitosamente al localizar otro abandono que no era. Pero en las fotos que hemos encontrado en Internet hay algunas buenas pistas y finalmente lo localizamos. Tenemos poco mas de media hora para entrar, explorarlo y tomas unas fotos. Y así lo hicimos.



   Buscamos una ventana alejada de las miradas de los transeúntes para entrar sin ser vistos y ayudándonos un poco unos a otros nos colamos en un tiempo récord. El lugar es increíble y decadente a partes iguales y pese a las prisas creo que ha valido mucho la pena esta contrarreloj.




   Entramos a un pasillo con pequeñas habitaciones a la izquierda. Cada habitación contiene una bañera individual y un banco de madera. No tardamos en dar con en gran recibidor, lo que nos permite orientarnos. Este es impresionante, abovedado y de corte clásico con un techo de unos cinco metros. Allí además esta la recepción, el acceso a los vestuarios y las dos grandes salas de aguas termales.

   Estas salas son sin duda lo que mas nos llama la atención con el techo en forma de cúpula y pequeños tragaluces. Con una gran piscina circular en el centro la sala esta bien decorada y alicatada con azulejos de dos tonos de azul, los arcos que la rodean, aunque medio podridos de la humedad aun conservan su color y las molduras que los decoran.



   Alrededor de la piscina circular encontramos varias fuentes de mármol. Casi toda la grifería ha desaparecido y alguien ha tirado parte del mobiliario dentro de la piscina. Aparentemente el resto del edificio no acusa mas vandalismo que ese.










   Exploramos el resto de la planta para encontrar la zona de duchas y unos espaciosos vestuarios de madera que nos recuerdan a unos baños termales típicos que visitamos en Hungría.
   Aparentemente el balneario también ofrecía masajes y otras terapias que no sabría deciros.
   En la segunda planta encontramos las salas y vestuarios de los trabajadores, lavandería y almacenes para las toallas y demás enseres propios de este tipo de lugares.
Es una lastima no contar con mas tiempo y apreciar un poco mas de cerca los detalles, pero el tiempo se nos hecha encima y ya deberíamos estar camino del aeropuerto. Volvemos a salir por la misma ventana y la cerramos, esta vez nos ha visto una familia que paseaba por allí, pero ya poco importa, nos dirigimos rápidamente al coche y nos despedimos de Bulgaria hasta la próxima.


   Y hasta aquí este corto viaje de solo dos días pero que con tan solo la visita al mítico  Buzludzha ya ha valido completamente la pena. Se quedan algunas cosas en el tintero como siempre pero creo que lo hemos aprovechado bastante bien. Hasta pronto Bulgaria.

martes, 8 de agosto de 2017

Pequeño teatro ruso



   Aunque Bulgaria ya dejo atrás la era soviética hace años, es imposible dejar de notar su influencia. En cuanto a edificaciones se refiere, en la capital y grandes poblaciones nunca faltaran, por ejemplo los grandes bloques de pisos hechos de hormigón con ese aire deprimente. Como este pequeño teatro que encontramos de pasada, de estructura imponente, pero totalmente austero, con poca decoración y las comodidades justas.




   Colarse dentro no supone ningún reto, todo lo contrario. Aparcamos al lado y entramos por un agujero en la puerta. Con esa facilidad de acceso ya nos imaginamos el estado del interior, aunque he de reconocer que me lo esperaba aun peor. Destrozos, humedades y muchas pintadas aunque la esencia mas o menos se conserva.




   Contaba con una sala que albergaba un proyector de cine de esos que nos gustan tanto y un pequeño palco con unas gradas hechas de madera. También una zona de balcones de dudosa consistencia. No puede faltar el piano, que nos encontramos tirado patas arriba entre las primeras filas de butacas.



   En el escenario, bastante completo se pueden aun ver los sistemas de poleas y tramoyas para el telón y los decorados. Inspeccionando un poco la zona de camerinos encuentro que alguien ha montado un pequeño corral para sus gallinas aprovechando los muros que aun se sostienen.





   No hay mucho mas que contar. Todos los teatros de la era soviética parecen sacados del mismo molde. Al menos ha sido entretenido y nos ha servido de relajo después de nuestra incursión en el Buzludzha, motivo principal de este viaje. Ahora después de una buena comida típica a un precio muy asequible volvemos a la capital, Sofía, para conocer un poco mas de este país, aunque todavía nos queda una sorpresa.


martes, 4 de julio de 2017

Villa P


   Estamos de nuevo en Portugal en una pequeña quedada de fin de semana compartiendo ruta con algunos exploradores de este país. Llevamos ya unas cuantas visitas y ahora nos detenemos a un lado de la carretera para inspeccionar una vaya oxidada. No es fruto de la casualidad, nuestros compañeros ya tenían el lugar marcado vía Google maps como posible lugar abandonado y ahora toca ver de que se trata.



      La verja se abre sin problema, el obstáculo para llegar a la vivienda es sin duda la maleza. Parece ser que estamos accediendo por la parte trasera  y aunque es algo incomodo es mas seguro. Al cabo de unos cien metros ya estamos a las puertas de la villa.



   Uno de nuestros compañeros da con un acceso por el que se cuela y finalmente nos abre para que pasemos los demás. El interior de la vivienda no da pistas sobre la época de su ultimo uso y su decoración tampoco revela una edad o estilo concreto. Algunas zonas tan solo están cubiertas de polvo, otras dejan ver humedades bastante serias. Encontramos en el suelo de la entrada algunas cartas y publicidad con lo que podemos deducir el tiempo que hace que nadie entra en ese lugar.













  Como ya he dicho, pasando por alto las humedades la vivienda familiar esta en buen estado, hay muchos muebles de corte clásico aunque se echa en falta el típico piano. Tiene una buena cantidad de habitaciones en la segunda planta y la buhardilla algunas de ellas con literas. Esto nos da la clave para entender que probablemente se trata de una residencia de verano.









   No hay que indagar mucho para dar con una capilla, algo común en estas quintas. El piano mencionado antes termina por aparecer, solo que se encuentra en la zona sin techo de la villa y esta completamente podrido al igual que los sillones y el resto de mobiliario de esa parte de la vivienda.



   Ha sido un hallazgo cuanto menos interesante que nos ha tenido ocupados un buen rato. Como siempre dejamos todo como estaba y nos ponemos en marcha para la siguiente exploración.