jueves, 22 de agosto de 2013

La mansión incongruente


Las ventajas de improvisar...
   Salir del país para hacer exploración urbana puede ser un disparate si no se dispone de cierta organización, disposición horaria y unas rutas bien marcadas, así mismo siempre hay que tener preparados otros lugares visitables por si falla alguno.
A veces surgen excepciones... En nuestro caso aquel día, conocimos a dos exploradores de la zona con los que comentamos nuestro viaje y planes. Rápidamente nos aconsejaron, nos dijeron que localizaciones ya no eran viables y los motivos y con bastante confianza nos recomendaron otras nuevas. Su ayuda nos permitió ahorrar un tiempo muy valioso.
   Dejamos de lado un complejo hospitalario que visitábamos y también pasamos de visitar una casa de campo que ya estaba vacía y a punto de ser demolida.


Salimos ganando en el cambio, desde luego.
Nos encontramos con lo que pudo ser una pequeña mansión o tal vez varias viviendas convertidas en una sola.
Lo único que nos queda claro es que el lugar en algún momento fue un tipo de hostal o pensión antes de ser abandonado. Las pegatinas informativas referentes a normas de convivencia en cada puerta de las habitaciones eran muy concretas. Aun así la disposición de muebles y demás elementos era la propia de una vivienda familiar, muy grande eso si.
   Dejando a un lado las deducciones que nuestra manera de indagar nos impone nos vemos inmersos en una casa de tres plantas llena de detalles curiosos y elementos antiguos dignos de curiosear.
Aunque era evidente que el lugar había sido saqueado de las cosas de mas valor no había ningún tipo de destrozo.




Había cosas dispuestas de manera chocante por toda la casa que desentonaban pero llamaban nuestra atención. Por ejemplo en la foto de arriba podemos ver sobre la chimenea los restos de un antiguo rifle horriblemente pintado de color plata, un puñado de casquillos de bala y un crucifijo detrás, enmarcado todo esto entre dos jarrones.











Discos antiguos de artistas desconocidos, al menos para nosotros se encontraban esparcidos por toda la casa. Una silla de cuero grabado bajo una lampara de calor y mas casquillos de balas. Cuadros, fotos, álbumes enteros, calzado, libros en los lugares mas insospechados. Muchas de estas cosas seguramente colocadas así para elaborar las típicas fotos "bonitas"de lugares abandonados, pero con un gusto mas bien escaso en la composición...








Esta es digna de mención: una colección de dentaduras postizas y mechones de pelo... inquietante y de nuevo de un gusto pésimo, aunque la tableta de chocolate era muy curiosa.




Puede que la pequeña buhardilla fuera única  la parte de la vivienda que no había sido profanada en el sentido de encontrar objetos colocados aposta. Para subir ahí había que usar una frágil escalera que a duras penas aguantaba mi peso. Allí arriba encontré esta enorme jaula y una curiosa ánfora en la que estaban dibujadas con todo detalle varias decenas de caras representando alguna dinastía de gobernadores, reyes o gente así. En una de las habitaciones completamente a oscuras me lleve un susto al iluminar con el flash y descubrir un maniquí de costura.





Crucifijos por todas partes: en las habitaciones, el suelo, en cajas y cajones, incluso en el baño. Recordando otras visitas anteriores ya no nos extraña nada.




Una de las mayores dificultades eran las salas que daban a la calle. Los ventanales nos convertían en blanco fácil para ser vistos y para hacer algunas fotos hubo que arrastrarse un poco por el suelo. Estas cosas hacen algo mas divertido si cabe nuestra afición.



La cocina era enorme, haciéndome una idea debía ser el doble que mi salón.



Hasta aquí la exploración de este día, la verdad es que nos comimos un atasco considerable y no dio tiempo a mucho mas, pero aun tenemos la noche por delante, vamos a dormir en Amberes y puede que sigamos improvisando...

Echadle un vistazo a la web de nuestro nuevo amigo en este día, al cual agradecemos su interés y ayuda;  Silvercube, es realmente buena y tiene lugares insólitos.



3 comentarios:

  1. Joer, menuda casita, está intacta, esas chimeneas son una mravilla, y ya ni hablo de las alfombras.
    Como disfrutasteis en ese viaje!!!!!!!!!
    Un saludo!!! X)

    ResponderEliminar
  2. Acojonante, me encanta aunque yo prefiro el abandono en su esencia no todo como, los que se dedican a ponerlo todo bonito, vuestro trabajo tremendo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Impresionante lugar y muy buenas fotos !

    ResponderEliminar

Deja tu opinión