martes, 30 de agosto de 2011

Por un año y los que nos quedan.


¡Muy buenas! Permitanme presentarme, soy Chenko (Maquinas) la otra parte de este blog, mas bien la parte congresista del mismo. (como los congresistas, nadie sabe cual es su labor exactamente, solo acuden al congreso y están ahí)
¡Un año de Maquinas y Escombros!
Este blog es el testimonio escrito de algunos de los lugares en los que hemos estado y queríamos compartir, pero esto no empezó de una forma tan depurada.  Los principios son duros, en nuestro caso fue un tanto ridículo. Todo comenzó hace cinco años cuando Nano buscaba un articulo sobre fotografía de edificios y se topo con el blog del compañero Abandonalia. ¿Y si nos damos una vuelta por algún sitio de estos y hacemos unas fotos? Y sin saber a penas de que iba este asunto de la exploración urbana acudimos tres amigos: Nano, Harrys y un servidor.

Armados con una cámara analógica nikon f-801s, una compacta de 2 megapixeles con funcionamiento inercial (basicamente a golpes) y mucha curiosidad visitamos... un conocido matadero de la zona de Madrid (un lugar muy relajante señores, los mejores grafittis que he visto en un abandono junto a hileras inacabables de ganchos oxidados en el techo). También recuerdo un sanatorio, al que intentamos entrar con suficientes útiles para hacer un capitulo de Misión Imposible y que no pudimos ver entre otras cosas por que mi persona, con la agilidad que me caracteriza y después de saltar la alambrada fue a caer directamente en una cama de zarzas espinosas ante los ojos del atónito guarda del sitio. Otro momento épico fue tras dar muchas vueltas buscando una lechería abandonada y toparnos con el lugar, descubrimos que era territorio apache, decidiendo al final no entrar con la cámara en un sitio que parecía un club de amigos de lo ajeno... Mención especial requiere la búsqueda de la mítica mansión del Príncipe de Qatar (¿o era un narco?) en la Moraleja, que cuando nos encontrábamos justo enfrente de esta, nos cerro el paso un "amable" guardia de seguridad que decidió que, al no llevar un coche de alta gama no eramos bien recibidos allí (-disculpe es que nos hemos equivocado al tomar la salida, a lo que respondió: -me da lo mismo, os vais de aquí ¡¡YA!!). Para cuando conseguimos llegar en otra ocasión la mansión ya había sido derribada.


Un año da para muchos momentos y abandonos, desde campar por un pueblo en el que da la impresión que solo quedan avispas, entrar en una harinera que parecía sacada de un planeta en el que no existía el hierro o encontrarte una pequeña central eléctrica de principios de siglo practicamente intacta oculta en medio de un bosque de zarzas, la cual a día de hoy sigue siendo mi abandono preferido.





















 
Analizar esta afición, por llamarlo de alguna manera, es bastante difícil por que personalmente no se explicar bien que nos llama de los abandonos. Para mi es una mezcla entre esa sensación infantil de búsqueda del tesoro al encontrar un sitio, apreciar como el tiempo deja su huella en un lugar en el que una vez hubo gente y curiosidad al preguntarte como era ese lugar originalmente, por que lo abandonaron, cual fue su historia...


No es una cosa de la que puedas dar razones concretas y que cualquiera lo entienda cuando hablas de exploración urbana. Después de que tuvieramos la suerte de salir reseñados en un monográfico de TV3, le enseñe el vídeo del programa a una compañera de trabajo, la cual con cara de absoluta incomprensión me pregunto si eso era una especie de juego de rol. Afortunadamente, hay gente que entiende el encanto de todo esto y entre los cuales hemos tenido la suerte de encontrar buenos amigos y disfrutar de buenos momentos, viajes y risas juntos, con abandonos de por medio o sin ellos. A todos un abrazo y un gran "no te olvidamos" para Alex.


Por ultimo quiero darle las gracias a mi amigo Nano, compañero de este blog, el cual lleva entero sobre sus hombros y que en vez de seguir en solitario esplendor, (o sacudirme en la cabeza con un cascote en medio de un abandono) sigue considerandome parte de todo esto.












Bueno y eso es todo por mi parte, a los que no me conocéis deciros que existo como persona y no soy una mera alucinación provocada por entrar en sitios con amianto. Seguiremos por aquí compartiendo cosas y siendo fieles a nuestra consigna: 
¡Si hay oxido hay alegría!


5 comentarios:

  1. Alegría la que nos has dado tú,dejándonos por fin ver tu aportación, que, aunque ya sabemos que estas ahí,nos mola que asomes la cabecita(o,más bien cabezota) y saludes.
    Un besote!

    ResponderEliminar
  2. Os imagino en medio de la arinera, en medio de una sala llena de máquinas de madera, mirando alrededor, despacio, volviendo al pasado, viendo como si fuesen fantasmas a los operarios arreglando un mecanismo, manejando una máquina, un gordo con traje de la época echándole la bronca a un trabajador. Después abres los ojos y te das cuenta de que te acaban de sacar del "colchón" de zarzas. ¡Felicidades por el aniversario, os lo merecéis!

    ResponderEliminar
  3. El proximo que nos gustaria que escribiera en el blog eres tu Gargoles pero tendriamos que llevarte con nosotros a alguna de nuestras "excursiones" ;)

    ResponderEliminar
  4. ¡Chenko! Ya era hora de que te prodigases por aquí.

    Me ha gustado mucho tu post, sobre todo tu descripción de esta afición, en la que coincido plenamente.Un novato en esto de los abandonos como yo, siente también miedo y excitación al adentrarse en cualquiera de estos lugares, y lo digo cuando solo he acompañado a Nano a abandonos "light", con encanto sí, pero que no requieren de ensuciarse mucho el culo y puedo decir una cosa, jamás pensé que un montón de cascotes y cristales rotos pudieran tener tanta magia e historia.

    Me gusta mucho el blog, las fotos, las historias de cada lugar y también las cañitas de después, pero solo os quiero decir una cosa:

    No pequéis de modestia, porque lo que hacéis es fantástico.

    Enhorabuena por este año y por este pedazo de blog.

    ResponderEliminar
  5. ¡Felicidades al blog! y ¡felicidades a los bloggeros!
    He tenido la suerte de pasármelo bien en alguna salida y espero (si mi apretada agenda me lo permite) salir a más abandonos. Como el chenko, yo soy más de máquinas!!.
    Un abrazo hijos míos!!

    ResponderEliminar

Deja tu opinión